¿Cómo puedo salir de aquí?

¿Cómo puedo salir de aquí? ¿Cuántas veces habéis pensado esto? ¿Recordáis alguna vez que os haya superado una situación o un momento en la vida? Yo recuerdo algunos de esos momentos de mi vida de adulta, un par de mi niñez y adolescencia, recuerdo cómo manejé esas situaciones (desde luego no como lo haría ahora […]

ISBN 1234

Título ¿Cómo puedo salir de aquí?

Autor/a Cristina Cortés

Ilustrador/a Zuzene Seminario , Daiana Etxebarria

Editorial Desclee de Brouwer

Año de publ. 2018

Edades 0-3 años

Precio 15

Páginas 64

Tamaño 23x23

¿Cómo puedo salir de aquí?

¿Cómo puedo salir de aquí? ¿Cuántas veces habéis pensado esto? ¿Recordáis alguna vez que os haya superado una situación o un momento en la vida? Yo recuerdo algunos de esos momentos de mi vida de adulta, un par de mi niñez y adolescencia, recuerdo cómo manejé esas situaciones (desde luego no como lo haría ahora y no de la manera más adecuada), lo hice lo mejor que supe y pude con los medios que tenía en esos momentos. No todas las personas consiguen enfrentarse a sus miedos y superarlos, en especial, a algunos niños les cuesta mucho.

Algunos corazones y mentes de los niños permanecen secuestrados, los niños se paralizan, se vuelven insensibles, les da todo igual, están tristes, con miedo, viven atemorizados, lo ven todo negro… normalmente son niños que no son capaces de digerir las cosas que les ha provocado sufrimiento, ni contarlas, ni expresarlas porque al pensar en ellas se asustan mucho o no saben cómo exteriorizarlas. Son niños que viven, juegan, disfrutan, se ríen… hasta que un dia sucede algo que provoca que deje de reir, de jugar y de saltar, convirtiendo todo su mundo en oscuridad.

 

¿Cómo puedo salir de aquí? Es un libro de Cristina Cortés publicado por Desclée y que está dirigido a padres, educadores y psicólogos. A través de EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento Ocular), es decir, al estimular los movimientos de los ojos, se pueden digerir las cosas que han provocado sufrimiento, incluso las que no somos capaces de expresar. A través del movimiento ocular, el miedo va disminuyendo llegando incluso a desaparecer permitiendo recobrar la alegría, la seguridad, las ganas de jugar, abrazar y besar. Al mover los ojos, todo lo que hemos vivido durante el día, lo bueno y lo malo, se organiza, se conecta, se ordena y hace que la oscuridad se vaya convirtiendo en claridad, de manera que nuestros recuerdos y experiencias tienen un orden y podemos recordarlas sin sentirnos mal.

 

El EMDR es un enfoque psicoterapéutico desarrollado por Francine Shapiro para ayudar a las personas a sanar experiencias traumáticas o las adversidades de la vida, siendo una intervención muy eficaz en el tratamiento del estrés postraumático validada por la OMS.

En el cuento Cristina Cortés nos propone adentrarnos en nuestro interior, un jardín secreto donde se esconden semillas de diferentes texturas, colores y sabores que geminan en forma de diferentes emociones. Los tallos y flores de esas semillas se reflejan en nuestro cuerpo y la intensidad de ese reflejo depende de la emoción.

 

 

Los jardines emocionales de los niños necesitan ser cuidados por los mejores jardineros, los padres, ya que son ellos los que van a ayudar a los niños a identificar sus emociones,a nombrarlas, a saber qué sentimos y porqué lo sentimos….

 

Voy a citar a Cristina Cortés con algo que me ha llegado directo al corazón “ Es muy importante que quienes atiendan las emociones sean jardineros sensibles, que sin palabras sepan qué semillas están brotando. De esta forma siempre vamos a ser capaces de contar lo que nos ha sucedido, lo bueno y malo.”

Nada en el cuento es casual, hay dos personajes principales, un perro y un niño, el motivo es que hay niños que se sienten más cómodos proyectando sus sentimientos en algún animal, de manera que no lo viven en primera persona y les resulta más fácil exteriorizarlos. Cristina Cortés nos propone unas dinámicas para poder explorar los jardines emocionales infantiles a través de las ilustraciones de las emociones del perro y del niño que están simbolizadas por diferentes colores amarillas, azules, moradas, rosas, rojas, verdes y arcoíris.

Sin haber leído en profundidad sobre el EMDR, considero que ¿Cómo puedo salir de aquí? es un cuento que facilita el poder establecer como padres y educadores una vía de contacto con las emociones de nuestros hijos y alumnos y que creo que es muy sencillo para aplicar y poder ayudar a nuestros hijos y alumnos cuando no sabemos muy bien cómo hacerlos o porqué se comportan o se sienten de una manera determinada.

 

Ya tenemos el resultado del sorteo. ¡Enhorabuena Garbi Fz Luco! (participa desde fb). Gracias a todos por participar.

 

 

Si os ha gustado esta entrada por favor compartid y, si os apetece, escribirme un comentario ¡Muchas gracias!

También podéis leernos en  FacebookInstagram y Twitter.

0 comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!

Acepto la política de privacidad

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.