Entrevista a Ana María Cantarero

Tu libro de cabecera es...

Qué curioso…, hasta ahora no me había dado cuenta de que no suelo leer un libro más de una vez, salvo los míos y porque no me queda más remedio que revisarlos antes de su publicación. Pero sí, recuerdo que leí dos veces Maggie ve la luz de Marian Keyes. No es la mejor novela de la autora, pero yo había pasado por algo muy parecido a la historia de la protagonista.

¿Qué libro es el último que has leído?

La última carta de amor de Jojo Moyes. Una historia que me ha calado hondo y que me ha redescubierto mi lado más romántico.

Un libro o autor que no podemos dejar de leer es...

Siento repetirme, pero si te gusta la comedia romántica y maduraste en los noventa es imprescindible que leas a Marian Keyes. Si eres mujer y vives en este mundo tienes que descubrir a Caitlin Moran; y dentro de la novela negra Juan Gómez-Jurado y Dolores Redondo a mí me tienen hechizada. Lo siento, no puedo elegir a un solo autor.

¿De dónde surge la idea de escribir una novela romántica?

Como diría el protagonista de mi última novela: “de la necesidad de amor”. Creo que idealizamos este sentimiento cuando somos adolescentes, pero lo practicamos poco o de una manera bastante precaria cuando nos hacemos mayores. Decir “te quiero” a tu pareja es tan importante y necesario a los dieciocho como a los noventa y ocho años. Quizá todavía más.

¿Crees en el amor para toda la vida?

Sí y me empeño en seguir creyendo, por la cuenta que me trae, ja, ja, ja… Además, no es una cuestión de fe ciega. Lo he visto en mis abuelos.

¿Puedes contarnos alguna curiosidad sobre Alexa entre las olas?

Para poder meterme mejor en la piel de la protagonista se me ocurrió la terrible idea de probar el surf y, veinticuatro horas después de la clase, casi tienen que llamar a una grúa para levantarme de la cama. Creí morir de dolor por culpa de las agujetas.

¿Dónde escribes? ¿Tienes un lugar concreto donde trabajar o por el contrario te inspiras en cualquier lugar?

Escribo donde me dejan mis hijos. No es broma. Son los dueños y señores de mi casa. No hago más que abrir el portátil y ya les tengo pululando a mi alrededor. Me escondo en mi habitación para escribir hecha un gurruño en la cama y a los diez minutos aparecen por la puerta. Un día tendré que pedir asilo a mis vecinos jubilados de la puerta de enfrente.

Cuando vas a comenzar a escribir ¿dejas que fluyan las ideas libremente o planificas previamente todo?

Me marco escaletas para luego saltármelas sin despeinarme. A veces lo hago sin darme cuenta; otras, porque me aburre seguir las imposiciones. Las mías y las ajenas (pero de esto no se pueden enterar mis hijos, je, je, je…)

¿Qué autores han influido a lo largo de tu vida a la hora de escribir?

Supongo que todos aquellos que han despertado mi amor por la lectura, pero como dato, recuerdo que después de leer Rebeldes —yo tendría unos catorce años—soñaba con ser escritora. Luego me empezaron a interesar los chicos, la moda, salir con mis amigas y el sueño se quedó dormidito en algún rincón de mi mente.

¿Te inspiraste en alguna persona real para crear algún personaje?

Marta, la prota de Miss Zapatos de lujo tiene mucho de mí, cuando era una veinteañera; aunque robé el nombre y la profesión de bailarina a una de mis mejores amigas. Alexa es una mezcla de dos mujeres, también cercanas a mí, más la suma de bastantes ingredientes que he añadido yo. Y ahora que pienso… mis amistades no están a salvo conmigo.

¿Con qué problemas se encuentra un escritor novel a la hora de publicar su novela?

Salvo ese monstruo destroza sueños llamado piratería, el resto de las dificultades a las que se enfrenta no son muy diferentes a las de cualquier persona que se inicia en una nueva profesión. Eres novato, entras en un mundillo del que no controlas nada y vas aprendiendo un poco por intuición, un poco por ensayo y error, a moverte por las redes sociales, a relacionarte con tus lectores, a «hablar de tu libro» sin echarte a temblar, a gestionar las críticas… Pero también ser «el nuevo» tiene una ventaja. Los verdaderos adictos a la lectura como yo, sobre todo las lectoras de romántica, somos muy fieles a nuestros autores favoritos, pero también nos morimos de ganas por descubrir la pluma de un escritor recién llegado.

¿A qué tipo de público van orientadas tus novelas?

Cuando escribo siempre pienso en el público femenino, pero nunca en una mujer con un perfil concreto o de una determinada edad. Por cierto, también tengo lectores que son hombres —poquitos, pero ahí están—, y me han dicho que se rieron mucho leyendo a Alexa entre las olas y Miss Zapatos de lujo. Así que, desde aquí doy las gracias a esa minoría masculina.

¿Tienes algún proyecto nuevo entre manos?

Sí. Estoy terminando una novela, siempre y cuando no decida borrar la mitad del manuscrito a última hora, que es algo que se me da bastante bien cuando me surgen doscientas dudas e inseguridades. Pero intentaré controlarme, lo prometo ;-).

0 comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!

Acepto la política de privacidad

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.