Entrevista a Elizabeth Urian

Elizabeth Urian es el pseudónimo tras el que se esconden dos hermanas —sí, dos— que se divierten escribiendo historias románticas.
Amantes de la lectura desde jovencitas, un día decidieron dar el paso decisivo para crear sus propias historias, aquellas que desearían leer.
Y mientras tanto, combinan familia, trabajo y aficiones con ese apasionado mundo que supone escribir.

Vuestro libro de cabecera es…

(Urian): Libro de cabecera no tengo, aunque reconozco que el que mejor sabor de boca me ha dejado es “Tictac”, de Dean Koontz. Es un libro surrealista y excéntrico, pero al mismo tiempo te atrapa y te hace reír. Ahora que lo pienso, hace mucho que no lo leo. ¡Tengo que volver a hacerme con él!,
(Elizabeth): Como el libro es mío, si me lo pides con educación, te lo volveré a prestar 😉
Por mi parte, en romántica La novia de Sherbrooke, de Catherine Coulter me resulta indispensable, y en thriller El descenso, de Jeff Long. Lo a-dor-o.

¿Qué libro es el último que habéis leído?

(Elizabeth): La reina roja, de Juan Gómez-Jurado.
(Urian): “El secreto de la Atlántida” de Clive Cussler. He leído unas cuantas novelas de este autor, ya que son bastante entretenidas. Encontré este libro en un mercadillo de segunda mano y no dudé en comprarlo.

Un libro o autor que no podemos dejar de leer es…

(Urian): Dean Koontz. Tengo muchos libros de este autor, que mezcla el misterio y lo sobrenatural. Además a mí sus novelas me enganchan un montón.
(Elizabeth): Jane Austen. Todos sus libros. Todos. Si lees romántica es indispensable. Si no, también. Cuando lo hagáis, contadme si no tenía toda la razón del mundo.

¿Cómo surgió la idea de escribir a cuatro manos?

Suponemos que a la larga estaba destinado a suceder. Cuando lees los mismos libros que tu hermana y comentas con ella las historias y los protagonistas, era inevitable que surgieran ciertas inquietudes. Aprovechábamos cada instante libre para hablar de esta o aquella historia que la noche anterior habíamos terminado, debatíamos sobre los puntos fuertes o los puntos a mejorar. A partir de ahí, nuestras mentes comenzaron a fantasear con historias propias y decidimos ponerlas por escrito como un pasatiempo emocionante.

¿Cómo es el proceso creativo de vuestras novelas? Una da la idea y luego la desarrolláis entre las dos, una da la idea y la desarrolla la otra… me tenéis muy intrigada.

No tenemos un método fijo, ya que a veces las historias surgen cuando menos te lo esperas. Si una tiene una idea que cree que puede funcionar, se la tiene que “vender” a la otra. A veces funciona y sigue adelante y otras va directa a la papelera. Aunque la mayoría de veces vamos dándole forma entre las dos hasta que acabamos entusiasmadas. Por supuesto, ambas debemos estar convencidas del proyecto para que pueda convertirse el libro.
Nosotras lo hablamos mucho, ya sea mientras salimos a andar o por larguísimas llamadas telefónicas. La suerte que tenemos al ser dos y hablarlo tanto es que la idea no se queda solo en la cabeza de una, sino que cobra vida de una forma maravillosa. Es entonces cuando empezamos a debatir la viabilidad de una historia, a poner “peros”, a buscar los problemas argumentales, a perfilar la personalidad de los protagonistas… Cuando tenemos la ficha del libro lista solemos guardarlo todo hasta que podemos comenzar a escribir el libro. No obstante, ha habido veces que el entusiasmo ha podido con nosotras y nos hemos saltado proyectos que iban delante para poder hacer lo que queríamos.

En vuestras novelas hay un gran componente romántico, pero también intriga y suspense ¿Os habéis “especializado” cada una en algún tipo de escena o escribís ambas todo tipo de escenas?

La respuesta rápida sería no, pero deja que lo expliquemos un poco mejor.
Como todos, tenemos nuestras preferencias personales a la hora de escribir una u otra escena o capítulo. Eso va muy relacionado con la novela en sí y no con el momento de la historia. En cada novela es diferente. También depende mucho de nuestro estado anímico.
Solemos repartirnos el libro a la hora de escribir. Nos toca lo que hemos pedido, lo que nos hacía ilusión escribir o a lo mejor lo que menos nos apetecía. Pero hay que hacerlo. Ambas hemos descrito persecuciones, declaraciones de amor, besos, escenas más subidas de tono, peleas…
Igual que haría un solo escritor, es indispensable que hagamos de todo, aunque tengamos preferencias. De ese modo conseguimos amar el libro por igual. También es verdad que contamos con la ventaja de que si una se encalla en alguna escena o capítulo la otra puede salir a su rescate. Uno de los beneficios de ser dos.

Contadnos una fortaleza y una debilidad de cada una a la hora de escribir.

Estamos de acuerdo que en eso nos asemejamos mucho en ese sentido. Al ser dos, nos damos mucho apoyo y si una tiene un bajón o algún problema, la otra consigue que la rueda siga girando. Claro que una es más mandona que la otra, pero no sabemos si eso es una fortaleza o una debilidad, jajajaja.

¿De dónde surge la idea de escribir “Conquistando a Lord Wesley”?

Se nos ocurrían cosas demasiado parecidas a lo que las otras compañeras habían escogido, por lo que lo único claro sería que su protagonista femenina sería la hija de un matrimonio que ya tenía historia publicada en Selecta. Ella venía de Cornualles. Eso nos hizo preguntarnos cuál sería el motivo que podía llevarla a instalarse en el condado de Hertfordshire, justo en la Escuela de Señoritas de lady Acton. Lo que surgió resultaba tan rocambolesco que exigía un compañero a la altura y distinto. Ambos pedían una aventura, lo que nos alejaba un poco del pueblo que unifica la serie y nos llevaba a Londres, pero Wesley cobraba tanto protagonismo que opacaba a Noelle, así que reformulamos un poco las cosas y ella terminó metamorfoseándose en una maravillosa heroína que nos entusiasmó por completo.
La pareja ya tenía su historia.

¿Cuál es vuestra escena preferida?

(Elizabeth): Yo me he vuelto fan total de Noelle, y quizá un poco adicta. Cada escena con ella me encanta por como piensa y actúa, pero si he de escoger me quedo con el momento en el que Wesley recuerda la primera noche en el altillo del granero de la família Bouthillier. Tensión máxima.
(Urian): Las escenas con el pequeño Étienne. Personalmente son las que más tiernas encuentro y es un personaje que sin pretenderlo hace acercar a Wesley y Noelle.

Si tuvieseis que quedaros solo con un personaje de vuestras novelas ¿con cuál sería?

(Urian): Jennifer Lefont en Los hermanos Broderick, después Jennifer Walker en “Seduciendo al corazón”. Tiene una personalidad arrolladora, tiene pensamientos y actitudes adelantados a su época; además es simpática, incluso loca. Disfrutamos mucho dándole forma.
(Elizabeth): Estas preguntas me matan, porque tengo cuatro favoritos y no sé cuál es el mejor para mí. De todos modos, nombraré a Hugh Broderick, también de Los hermanos Broderick. Fue un amor a primera vista y nunca mengua.

¿Por qué leer literatura romántica?

¿Y por qué no?
Es que la vida puede llegar a ser muy decepcionante, pero una novela romántica te ofrece un sinfín de posibilidades que siempre, siempre, terminan con un final feliz.

Tenéis una larga trayectoria literaria ¿qué podéis decirnos sobre vuestras otras obras?¿Cuál os trae mejores recuerdos?

(Urian): Aunque escribimos novela romántica histórica en su mayoría, nuestros libros tienen argumentos muy variados. Por ejemplo, nuestra primera novela, Los hermanos Broderick, es de enredos y está ambientada en el Nueva York de principios del siglo XX. Hay dos más que le siguen a la serie, como son A pesar de todo y Seduciendo al corazón. A esta primera historia la recordamos con mucho cariño justo por ser eso, la primera…
(Elizabeth): …Y por lo que quisimos que fuera y terminó siendo, por el maravilloso mundo de buscar información, por el personaje de Samantha, lo que supuso pasar todo el manuscrito del papel al ordenador (o no te acuerdas?); por lo que sentimos cuando nos dijeron que la publicaban y encima, en papel; por lo que pretendía ser Agatha, porque al final nos volvimos locas elaborando historias para Jennifer y Rosemary ¿Sigo?…
(Urian): No, mejor no.
También nos trae entrañables recuerdos la serie de las “feas” porque marcó un antes y un después. Son libros cortitos que nos dieron bastante a conocer y con las que nos reímos mucho. Además, sus protagonistas son lo contrario del canon habitual en la novela romántica. Sin embargo, la historia que más no ha marcado por su componente emocional es Dilema. En el hablamos de la complejidad de un amor que no puede ser y sus repercusiones. Esos personajes que sufrían nos los hicimos muy nuestros, más que ningún otro. A día de hoy sigue siendo tema de grandes debates entre ambas.

¿Creéis en el amor para toda la vida?

(Elizabeth): Si te refieres a ese amor del que hablamos en las novelas románticas, no. Por eso me gusta leer y escribir este género, porque aun siendo ficción casi puedes acabar creyendo que podría pasarle a cualquiera.
(Urian): ¡Yo sí! Sin embargo, también pienso que el amor verdadero y profundo es escaso. No le sucede a todo el mundo. Las novelas románticas te dan la oportunidad de echar a volar la imaginación, pero no es algo que nos suceda todos los días. A veces conoces alguna historia de personas que han estado enamorados toda una vida y se separaron por una guerra o algún hecho importante, aunque finalmente consiguen reencontrarse. ¡Eso me emociona!

¿Cuánta importancia le dais a la investigación previa antes de empezar un trabajo?

Bastante. A ver, el contexto histórico en nuestras novelas no es un eje fundamental, sino un decorado en el que se mueven nuestros personajes. Normalmente no explicamos un hecho histórico determinado, pero eso no significa que no nos importe la época en la que se encuentran.
Por ejemplo, nosotras ubicamos muchas de nuestros libros en la época victoriana. Al principio investigamos los tratamientos nobiliarios, vestimenta, qué comían, edificios, criados, transportes, bailes… pero una vez lo interiorizas todo resulta mucho más sencillo. Sin embargo, la primera vez que escribimos una novela ambientada en el Oeste americano, Viaje a Oregón, era necesario comenzar desde cero. Explicar una granja conlleva mucha investigación, como los cultivos, animales, edificios donde albergarlos, qué hacían con los excedentes de comida, etc.
Es algo apasionante que, no solo sirve para ambientar, sino que resulta instructivo y muy interesante.

¿Dónde escribís? ¿Tenéis un lugar concreto donde trabajar o por el contrario os inspiráis en cualquier lugar?

(Urian): Tengo un pequeño rinconcito con un escritorio, junto la ventana, que me deja ver las montañas, aunque a veces voy cambiando de un lugar a otro.
(Elizabeth): Yo no tengo un lugar para mí. Lo mío es la mesa de la cocina o el comedor (eso sí, en silencio y en solitario).

¿Cómo y dónde soléis documentaros?

En internet. Tenemos montones y montones de carpetas archivadas según la época, con todos los ítems necesarios para fabricar una historia (casas, jardines, vestidos, vídeos, documentos, rutas marítimas…). Al principio costó reunir toda la información, pero con los años lo hemos organizado bien y podemos meterle mano en cualquier momento.

¿Cuál es vuestro momento favorito para crear?

(Urian): Si se trata de escribir, personalmente rindo más por la mañana. Si nos referimos al momento de crear la novela (argumento, localizaciones, información…), no importa nada, porque personalmente es uno de los momentos que más me gustan.
(Elizabeth): Yo también soy de las mañanas, o más bien de la primera mitad del día. Sin embargo, mis obligaciones me impiden ponerme el tiempo que necesito, así que me acuesto temprano y sobre las cinco de la madrugada me levanto a escribir. No es fácil, pero rindo muchísimo y es el único momento de la jornada que puedo centrarme solo en escribir.

Cuando no estáis en casa y os llega la inspiración ¿tenéis alguna manera concreta de registrar las ideas que os vienen (libreta, audio…)?

Cuando ambos estamos juntas tratando de dar forma a una idea solemos quedarnos con los cambios que vamos haciendo, aunque no siempre. Luego en casa lo anotamos. Sin embargo, una de nosotras cada vez más está usando audios para grabar los acuerdos a los que llegamos, mientras que la otra tira más de libreta.

Aparte de ser escritoras, ¿os dedicáis a algo más o estáis centradas exclusivamente en vuestras carreras literarias?

Ya nos gustaría estar solo centradas en escribir y poder decir que es nuestro trabajo diario. Por suerte o desgracia, también tenemos otras ocupaciones, que son las que nos dan de comer y que nos llenan de igual modo que la escritura.

Cuando vais a comenzar a escribir ¿dejáis que fluyan las ideas libremente o planificáis previamente todo? Veo muy complicado lo de ser escritores de brújula escribiendo a cuatro manos.

En nuestros inicios éramos una mezcla de escritoras brújula y mapa, porque cada novela se nos presentaba de un modo distinto. Sin embargo, cuando pactábamos los grandes rasgos y nos dejábamos llevar, eso suponía que nos encontráramos en problemas, porque no había forma de conciliar las dos versiones y había que rescribirlo o las direcciones que ambas habíamos tomado eran igual de prometedoras. ¿Por cuál nos decidíamos entonces? Así que poco a poco, y sin planearlo, nos hemos ido volviendo escritoras de mapa.
No tenemos un método fijo porque cada novela llega a su modo, pero ahora tratamos de tenerlo todo más planeado y modificamos a medida que vamos avanzando. Por supuesto, al ser dos, hay que llegar sí o sí a acuerdos; a veces cediendo una y a veces, la otra.

¿Qué autores han influido a lo largo de vuestra vida a la hora de escribir?

(Elizabeth): Me adentré en el mundo de la romántica con Shanna, de Kathleen Woodiwis. Con él descubrí un género que me ha marcado como persona, pero no así la autora o la novela. De hecho, estoy convencida de que han sido unas novelas determinadas las que han influido en mí moldeando mis gustos y forma de escribir.
(Urian): El primer libro que leí de novela romántica también fue Shanna. Me encantaron los escenarios, los personajes y que fuera histórica. Fue mi primera incursión y todo un descubrimiento. Era fantástica e incentivó mucho mi imaginación. Sin embargo, con el paso de los años mis críticas hacia el personaje masculino se hicieron más fuertes, supongo que porque nuestra sociedad ha ido cambiando. Respecto a otros autores, Julia Quinn siempre me ha gustado por sus historias sencillas con hábiles diálogos; también está Lisa Kleypas, de los cuales he leído bastantes libros; sin olvidar a Leigh Greenwood con sus novelas del oeste, de la cual destaca “Rose”.

¿Con qué problemas se encuentra un escritor novel a la hora de publicar su novela?

Nosotras creemos que el hándicap principal es que te hagan caso. Cuando nadie te conoce es más difícil que una editorial confíe en ti. No tienes público, por muy buena que sea tu novela. Una vez empiezas suele ser más fácil y los escritores vamos mejoramos, pues aprendemos un montón. Por suerte, cada vez hay más oportunidades. Hay bastantes editoriales que aceptan manuscritos y se organizan unos cuantos certámenes. Así que no hay que desesperar, solo seguir intentándolo.

¿Cómo surgió la oportunidad de publicar vuestro primer libro?

Fue como un: «vamos a probar».
Habíamos terminado Los hermanos Broderick y el resultado nos gustó. Paseando por la web del rincón de la novela romántica vimos que algunas chicas de la casa, que escribían en los foros, habían publicado su novela, por lo que dijimos que no perdíamos nada con probar. Se lo enviamos a dos y lo olvidamos. Cuando meses después nos llegó un correo electrónico confirmando que aceptaban nuestro manuscrito para convertirlo en una novela fue un momento mágico e indescriptible.
A partir de ese momento nos introdujimos en este maravilloso mundillo y hasta hoy no hemos parado.

Si os dijeran de hacer una película sobre un libro vuestro ¿Cuál escogerías?

Sin lugar a dudas, Dilema. En eso coincidimos plenamente. Tiene todos los elementos necesarios para una película histórica: fantásticos parajes, una gran historia de amor imposible, aristócratas y drama. ¡Qué vamos a decir nosotras, si somos las escritoras!

¿A qué tipo de lectores van orientadas vuestras novelas?

En primer lugar, a aquellos que necesitan una historia de amor con final feliz, alejada de comportamientos inaceptables y que disfruten de mujeres fuertes. Todo eso, por supuesto, aliñado con un marco histórico que complementa la novela.
Además, al tener una gran variedad de novelas escritas hay para todos los gustos. Así que quien prefiera el drama tiene su historia igual que la amante de la aventura o la que disfruta con unas buenas risas. Solo hay que saber escoger.

¿Tenéis algún proyecto nuevo entre manos?

Varios, aunque ninguno a corto plazo. Estamos trabajando en dos novelas: en la tercera entrega de la serie «Dilemas» y en otra del oeste.

12 comentarios

  • ¡Hola!

    Espero que les vaya genial a este par de hermanas. Tan solo puedo reconocer a la autora Jane Austen, al resto de autores y libros que mencionan no los conozco. Es difícil escribir a cuatro manos, sin duda, pero siendo hermanas y leyendo los mismos libros, será como tener a un clon de ti jajajaja

    No he tenido el placer de leerlas aún, pero quizás en el futuro. Les deseo lo mejor.

    ¡Besos!

    Responder

    Thero 8 marzo, 2020, 11:02 pm

  • No conocía que bajo ese pseudónimo estuvieran dos escritoras y me ha sorprendido.
    También en parte lo diferentes que son y que puedan unirse para hacer una única pluma, con lo dificil que es eso.
    Ha sido un placer conocerlas.
    Suerte en sus novelas.
    B7s

    Responder

    Alicia 9 marzo, 2020, 3:52 am

  • ¡Hola!
    Pues encantada de conocerlas :). Es cierto que hay editoriales que dan oportunidades a autoras no muy conocidas, y me parece maravilloso. Las novelas románticas e históricas no me desagradan, así que supongo que conectaré con sus historias. Y muy bien que se documenten, es muy importante :).
    Besos y gracias por la entrevista.

    Responder

    Aida 9 marzo, 2020, 9:56 am

  • ¡Hola!
    Cuando he visto la foto de dos personas pero el nombre solo era de una, me he quedado un poco pillada, digo no sé lo que he leído jajaja
    Suelo leer pocos libros que están escritos a cuatro manos pero los que he leído no se nota nada quién escribe una parte y quién la otra, me imagino que mantener el mismo «estilo» y que no se note diferencia debe ser difícil. Espero que tengan mucha suerte.
    Besos^^

    Responder

    Mar 9 marzo, 2020, 7:35 pm

  • ¡Hola!
    Me encantan estas entradas de entrevistas porque me estás descubriendo un montón de autoras que desconocía. Escribir a cuatro manos me parece complicadísimo, aunque es verdad que poco a poco voy conociendo a un buen montoncito de autores que lo hacen y salen muy muy bien parados jeje. Supongo que tendrá sus pros y sus contras. Estas entrevistas, en esos casos, me desvelan mucho de la metodología que puede emplearse.
    Las tendré en cuenta.
    Un besín

    Responder

    Anuca 10 marzo, 2020, 10:16 am

  • ¡Hola ✿!
    No conocía a estas autoras pero me ha parecido muy interesante descubrirlas y espero poder leerlas muy pronto.
    La verdad es que me parece muy difícil escribir una historia a cuatro manos, así que ha sido muy entretenido conocer como es ese proceso.
    A mí también lo que más me gusta de la romántica es que siempre nos da un final feliz, ya que para sucesos infelices ya tenemos la vida real.
    Las tendré en cuenta a la hora de elegir mi próxima lectura.
    Un beso enorme ❄

    Responder

    Annie Valero 10 marzo, 2020, 2:15 pm

  • ¡Hola!
    No conocía a las autoras y qué bueno que ese vínculo que tienen de especial al ser hermanas lo usen para escribir. Se nota un montón que se curran mucho la ambientación y no dejan nada fuera, es que hasta como visten. Y tengo que decir que cada vez que un autor menciona a Jane Austen sonrió.
    Nos leemos.

    Responder

    Maru 10 marzo, 2020, 2:39 pm

  • ¡Hola, Patri!

    Pues no conocía a estas dos hermanas, pero la entrevista ha sido genial (como todas, en realidad) ^^ No sé de qué me sorprende que se mencione en una de tus entrevistas a Jane Austen, que siempre sale en alguna respuesta jajaja Y me ha parecido genial cómo se organizan las dos hermanas para llevar a cabo una idea, que estoy segura que no debe ser nada fácil y solo de imaginarme a mi hermana y a mí intentando escribir algo a medias… jajaja Y ahora que lo mencionas… ¡sí que conozco «Conquistando a Lord Wesley», que la vi por redes hace unos días! *-*

    Gracias por la entrevista, como siempre ^^ ¡Besos!

    Responder

    Esther A. 11 marzo, 2020, 12:15 am

  • Hola.
    He leído artículos sobre escritores que escriben a 4 manos y me resulta interesante. A mi se me haría difícil. Nunca había escuchado de dos autoras que usarán un sólo seudonimo. También creo que la novela romantica es ese mundo donde refugiarse de los desastres amorosos 😂.
    Saludos.

    Responder

    Angelica 11 marzo, 2020, 12:31 am

  • ¡Holiis!
    Eso de que la novela romántica siempre acaban con final feliz… Me da que debería recordar esa frase a alguna que otra autora que yo me sé jajaja
    Muchas gracias por la entrevista y por presentarme siempre autoras nuevas ^-^
    ¡Un saludo!

    Bea & Udane de Desire Of Books

    Responder

    Desire Of Books 11 marzo, 2020, 6:17 pm

  • ¡Hola !
    No conocía a estas hermanas y menos que tienen un pseudónimo. Miraré su novela ya que es romantica y soy fan de este género.
    Un beso

    Responder

    Raquel 11 marzo, 2020, 7:31 pm

  • ¡Hola!
    Qué envidia el tener una hermana con la que compartir libros y hablar sobre ello. A veces no mola ser hija única. Espero que les vaya muy bien, no las conocía y ha sido toda una sorpresa ver que bajo el pseudónimo se escondieran dos hermanas. Ha sido un bonito plot twist. Me han caído bien así que investigaré un poco más sobre ellas. Gracias.

    Responder

    Lucía 13 marzo, 2020, 11:28 am

Acepto la política de privacidad

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.