Entrevista a Mar del Olmo

De adolescente me sentía un patito feo relleno de muchos sentimientos. Probablemente demasiados. Con los años he llegado a la conclusión de que era un poco intensa. Y en mis momentos de tremenda tristeza y soledad, con apenas trece años, sólo encontraba consuelo en la escritura. De aquellos párrafos llenos de lágrimas he pasado a reírme de mí misma y del entorno, para compensar un poco tanto drama juvenil y demasiados sucesos en las noticias. Sigo escribiendo como terapia, cuando mi trabajo me da tregua y mis hijos adolescentes me permiten bajar la guardia. Seguiré dando guerra, pero siempre con un toque de humor.

Tu libro de cabecera es…

"La vieja Sirena" de José Luis Sampedro. Me lo he leído tres veces y cada vez que lo hago me emociona más que la anterior. Una joya.

¿Qué libro es el último que has leído?

El último que he terminado es "Seremos recuerdos" de Elisabet Benavent, pero estoy con "Tú no matarás" de Julia Navarro ahora y me está encantando.

Un libro o autor que no podemos dejar de leer es…

Pues yo creo que nuestro mejor autor es José Luis Sampedro, y mi libro de cabecera debería ser obligatorio. Pero como suele hacer libros muy gordos y no todo el mundo es amigo de ese tipo de libros, yo creo que Albert Espinosa también tiene una sensibilidad especial y una forma mágica de escribir. Además, siempre aprendes algo con él. Su vida es el camino de superación más largo que he visto y sigue sonriendo...

¿De dónde surge la idea de escribir una novela romántica?

Mi novela no es nada romántica. Es humor en estado puro. Surge de mi forma de ser. No puedo evitar sacarle el chiste a todo. Es mi arma contra lo malo, el conflicto, y creo que dulcifica siempre cualquier tema. Así que es una forma perfecta de enmarcar la vida invisible de muchas mujeres superada la peligrosa barrera de los cuarenta y...

¿Crees en el amor para toda la vida?

Trabajándolo a diario, sí. Pero no en el amor romántico de las mariposas en el estómago. Mantener ese estado toda la vida, demostrado científicamente, sería mortal.

¿Puedes contarnos alguna curiosidad sobre 45 Dias por año?

Pues lo más curioso de todo es que parece que ha escrito mi vida. Hace tres años que lo terminé aproximadamente, y todo termina con un ERE (no es mucho spoiler) y resulta que a día de hoy, soy yo la que me he apuntado a un ERE en mi empresa.

¿Dónde escribes? ¿Tienes un lugar concreto donde trabajar o por el contrario te inspiras en cualquier lugar?

Escribo casi siempre en un par de sitios fijos. Pero lo que sí me pasa es que en plena noche me asalta alguna idea y tengo que apuntarla. Duermo siempre con el ipad al lado porque puedo escribir garabatos ininteligibles a las tres de la mañana. Aunque luego me cueste la vida entenderlos. Por desgracia, parece que a las musas les encanta visitarme por las noches, y no siempre tengo la fuerza de voluntad de abrir los ojos y apuntar, así que supongo que habré perdido grandes ideas para siempre.

Cuando vas a comenzar a escribir ¿dejas que fluyan las ideas libremente o planificas previamente todo?

Un gran amigo me dice, y creo que con razón, que los libros me escriben a mí y no al revés. Escribo un poco a lo loco y luego tengo que ordenar cronológicamente los hechos y darles sentido de continuidad, y eso es más laborioso. De hecho, esa desconexión se nota un poco más en "45 días por año" porque ha sido el primero.

¿Qué autores han influido a lo largo de tu vida a la hora de escribir?

Para mí, en humor, el mejor sin duda es Eduardo Mendoza. Es genial. Y David Safier, con su saga sobre el karma es genial también.

¿Te inspiraste en alguna persona real para crear algún personaje?

Casi todos los personajes de la novela tienen una pequeña base de un personaje real. De hecho, mis allegados hacen quinielas para decir quién es quién en nuestro círculo más cercano, pero no es tan obvio como ellos piensan.

¿Con qué problemas se encuentra un escritor novel a la hora de publicar su novela?

Con todos. Estamos en un país que lee poco y aún así se publican más de 70.000 títulos al año. Nos guste o no, las editoriales son un negocio, y tienen que mirar por sus resultados, con lo que no pueden publicar todo lo que se escribe. Ahora mismo, según me dijo una agente editorial de amplia trayectoria, sobre todo se publican títulos de gente con marca personal (lo que vulgarmente conocemos como los famosos, tengan algo importante que contar o no) y grandes autores. Hacerse un hueco es muy difícil. Luego está la autopublicación, como fue mi caso, pero no es del todo asequible, así que supongo que habrá muchas joyas escondidas en los cajones...

¿A qué tipo de público van orientadas tus novelas?

Son novelas que son mejor aceptadas por mujeres pero que llegan igual a los hombres. A partir de los 35 años, mejor que mejor, porque hay cosas que suceden y que se comprenden mejor con una edad porque las has vivido. Y sobre todo, a personas que quieran reírse un rato y evadirse de tanta noticia negativa. La vida con humor es mucho más sencilla.

¿Tienes algún proyecto nuevo entre manos?

Acabo de terminar mi segunda novela, continuidad de "45 días por año" y he empezado una tercera que no tiene nada que ver con los personajes de estas dos, pero que seguirá narrando las cosas con humor por tristes que sean los acontecimientos. Todo en la vida tiene su punto positivo.

0 comentarios

Nadie ha publicado ningún comentario aún. ¡Se tu la primera persona!

Acepto la política de privacidad

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.