Entrevista a María Gallego

Soy una mujer de cuarenta años enamorada del amor desde siempre. Con vocación de escritora desde que tengo uso de razón. Con doce años le escribía poemas de amor a un niño del colegio. Con catorce escribí mi primer relato largo. Era una historia de amor pastelosa y muy inocente. Después entras en la horrible rueda de las responsabilidades y todo el mundo trata de desviarte de las opciones creativas. Te dicen que son muy bonitas, pero como hobby. El arte no llena la nevera. Estudié administración y entré a trabajar en una multinacional dedicada al software de gestión. Estuve quince años. Abrí un blog, empecé a colgar los capítulos de Martina para mis compis de oficina y sin darme ni cuenta tenía una novela. La reescribí y la publiqué por mi cuenta. Siempre he sido muy lanzada. «Y, ¿por qué no?» es mi frase mental favorita. Las letras me atraparon y lo tuve claro. Conseguí dejar la empresa y dedicarme a ello por completo.

Tu libro de cabecera es...

No tengo un libro de cabecera como tal, pero sí soy una lectora empedernida. Me encanta la novela negra y policiaca. Mi autor favorito es Andrea Camilleri y su comisario Montalbano. De vez en cuando me doy un atracón y vuelvo a leerlos todos. De romántica me gusta el estilo desenfadado de Laura Norton. Adoro los personajes femeninos fuertes e independientes y las novelas que me hagan reír.

¿Qué libro es el último que has leído?

Los Señores del Tiempo de Eva Saenz de Urturi. Es una trilogía que recomiendo, la autora sabe enganchar y describir sin mucha paja, algo que me encanta.

¿De dónde surge la idea de escribir una novela romántica?

Creo que la primera novela que uno escribe siempre tiene algo de autobiografía. Tiras de tus experiencias propias. Me senté a escribir y salió un personaje femenino que encuentra el amor. En mi caso surgió así. Yo soy lectora de novela negra y escritora de novela Chick lit. No me vi capaz de escribir sobre muertes y autopsias. Trato de divertirme con todo lo que hago. El amor y el sexo son muy divertidos de escribir.

¿Crees en el amor para toda la vida?

Creo en el amor sin tiempos ni cronómetros. Los para siempre son una quimera. Es muy difícil. Hay casos, pero muy pocos. La mayoría aguanta por costumbre, no por amor.
Creo en el amor con mayúsculas, pero no solo en el romántico. Hay que decirles a las personas que quieres, que las quieres. Amigos, hermanos, hijos… El amor es lo que nos salva de todo.

¿Puedes contarnos alguna curiosidad sobre Martina y su caja de zapatos?

Martina te demostrará que nunca es tarde. Que las segundas oportunidades existen. Vivimos cegados por la rutina. Hay que dejarse sorprender. Aunque parece una historia descabellada, es más real de lo que creemos. Hay mucha verdad en Martina, a ver si sois capaces de descubrirla.

¿Dónde escribes? ¿Tienes un lugar concreto donde trabajar o por el contrario te inspiras en cualquier lugar?

Tengo mi zona de escritura en casa, pero el móvil lo tengo lleno de notas con ideas que me van surgiendo. A veces necesito contacto con gente y me voy a escribir a un bar. Para escribir hay que vivir.

Cuando vas a comenzar a escribir ¿dejas que fluyan las ideas libremente o planificas previamente todo?

Por ahora no sé lo que es la página en blanco y espero que no me pase nunca. Tengo una página en Facebook y comparto un relato corto diario. Lo hago por pasión y como entrenamiento. De esos relatos cortos surgen ideas para desarrollar y hacer proyectos más largos. En la última novela que he escrito hice por primera vez una escaleta de sucesos, pero me he dado cuenta de que en mi caso es una pérdida de tiempo. Me surgen personajes e ideas por el camino que me cambian la historia original. Hay que escuchar lo que los personajes quieren contar.

¿Qué autores han influido a lo largo de tu vida a la hora de escribir?

Imagino que Andrea Camilleri, Donna Leon, Manuel Vázquez Montalbán, Henning Mankell. Tengo una forma de escribir con mucha acción. No me gusta describir mucho las escenas, salvo lo necesario para que el lector componga su propia imagen. Me gusta mantener cierta intriga.

¿Te inspiraste en alguna persona real para crear algún personaje?

Siempre. A veces alguien que veo por la calle con algún rasgo que me llama la atención. En Martina hay muchos personajes reales.

¿Con qué problemas se encuentra un escritor novel a la hora de publicar su novela?

Es muy complicado acceder al mundo editorial de primeras. Tienes que hacer una comunidad de lectores en redes sociales. Hoy en día es imprescindible pasar por Amazon. Tengo la sensación de que las editoriales se fijan en el ranking de ventas y fichan en función de ello.

Mi consejo para los autores noveles es que se dejen de romanticismos, se compren una buena guía de autopublicación y se lancen. Nunca sabes que va a ocurrir y es emocionante. Además, hay un montón de gente dispuesta a ayudarte con la misma ilusión que tú.

¿A qué tipo de público van orientadas tus novelas?

Principalmente mujeres mayores de veinticinco años. Aunque tengo lectores masculinos. Debemos dejar las etiquetas de una vez por todas. Hay un lector para cada libro, mejor no catalogarlos. La literatura debe ser universal y libre.

¿Tienes algún proyecto nuevo entre manos?

Tengo dos. Uno terminado que verá la luz en junio. Es un estilo diferente que va a sorprender a más de uno por su temática.
Y una historia de amor preciosa inspirada en hechos reales que estoy escribiendo y que me tiene enamorada.

1 comentario

  • ¡Gracias por la entrevista!

    Sigo a María Gallego no desde hace mucho pero, he de decir que me encanta! Su forma de escribir tiene sin lugar a dudas marca propia y eso se agradece a día de hoy.

    Creo firmemente además que dará mucho de que hablar!

    Gracias por acercarnos con esta entrevista un poco más a ella 😉

    Un saludo,

    Responder

    Mireya Arcos 8 enero, 2019, 1:40 pm

Acepto la política de privacidad

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.